Make your own free website on Tripod.com


Sitio Producido por: www.entergdl.com. 2005.


      Buscar:

     
     

PERIODO COLONIAL.

El siglo XVIII comienza con la construcción de la basílica de Guadalupe (1695-1709), emparentada en planta con la del Pilar de Zaragoza: cúpula central, cuatro cúpulas menores y torres en los ángulos. En la iglesia jesuítica de la Profesa (1714-1720) se observa la reiteración de formas poligonales lejos de los trazos curvos del barroco europeo. La construcción más relevante es quizá la iglesia del Sagrario, con su impresionante fachada retablo construida en 1749 por Lorenzo Rodríguez. Es una planta en cruz griega, cúpula central con cuatro menores y novedosa en el tratamiento decorativo exterior, con acusada ornamentación central al modo de un tapiz tallado en piedra de Chiluca y rodeada de muros de tezontle rojo recortados en formas mixtilíneas. Este modelo, muy imitado en iglesias posteriores, será sustituido a finales de siglo por el de la capilla del Pocito, realizada por Antonio Guerrero y Torres, con planta de trazos curvos y brillante cromatismo exterior.

Una de las ciudades mas representantes de la arquitectura colonial en México, es la ciudad de Puebla, donde se puede observar que no solo se trataba de exagerar en formas y adornos, sino que también en colores, con el empleo de azulejos poli cromáticos, cerámicas vidriadas y destacados trabajos en los yesos.

Algunos de los ejemplos mas relevantes son la increíble fachada del santuario de Ocotlán, construido en Tlaxcala a comienzos del siglo XVIII, es un grandioso retablo monumental enmarcado entre sendas torres con un cuerpo superior de inconfundible silueta barroca. Otra de las fachadas más destacadas del barroco mexicano la encontramos en la catedral de Oaxaca, donde también es interesante la iglesia de la Soledad, en la que la ornamentación cubre incluso los contrafuertes que jalonan la portada. De mediados de siglo son ejemplos interesantes la iglesia de la Compañía de Jesús, en Guanajuato, o la iglesia de San Sebastián y Santa Prisca, en Taxco, una de las joyas del barroco hispanoamericano. El ejemplo más alto de la exuberancia decorativa del estilo barroco en México lo encontramos en el imponente tapiz ornamental, muestra de la influencia indígena de la fachada de la catedral de Zacatecas.

 

VOLVER AL ÍNDICE...